SALIR / CAL NEGRE - el cafè de los graffitis, Berga - Catalunya





SALIR EN LUGARES POCO COMUNES

Café CAL NEGRE, Berga




Llamaban "negre" el hombre quien trabajaba en el campo, quien trabajaba la tierra árida, quien tenía la piel morena por quedarse todos los días por debajo del sol. No se sabia si era un hombre bueno o malo, pero por su aspecto pobre y modesto, era "negre". 

Llevaba sus arrugas como la tierra lleva sus surcos, como la montaña lleva sus fisuras, como el mar lleva sus ondas. El negre, con sus manos deformadas por hacer tantos esfuerzos para dominar la naturaleza, sudaba gotas gruesas que caían por el suelo sin nunca  irrigarlo suficientemente. 

El negre, después de su largo día de trabajo, iba al cafè del pueblo para compartir unos momentos  de descanso antes de volver a casa suya. Podría ser que uno de ellos haya creado ese lugar, pero lo más seguro es que todos los negres de Berga y de la comarca del Berguedá fueron un día o otro al Cal Negre para estancar su sed y compartir mucho más que unos vasos de vino. 

Cal Negre tiene más de 210 años. Hoy sus clientes están rodeados por lineas mágicas que forman letras, palabras, frases, dibujos, mensajes furtivos... Si parece que la Real Academia Española no haya aun penetrado en ese santuario del graffiti,  la autenticidad y la espontaneidad son las dos princesas de su expresión gráfica.





Cal Negre es el centro del circulo de la felicidad:
- donde hay buen vino hay buen ambiente,
- donde hay buen ambiente hay buenos amigos,
- donde hay buenos amigos se disfruta más el buen vino.





























































































Berga, 9 de Enero de 2013








Commentaires

Articles les plus consultés