SEDUCIDOS POR EL ARTE...



SEDUCIDOS POR EL ARTE, 

o como la fotografía intentó hacerse pintura.





Entre la explosión del ramo de flores y el aterrizaje del cohete en el ojo de la luna, la camera de vigilancia a preferido girarse hacia el pasado, hacia la forma estilizada de un sueño con sabor de pesadilla. En el otro lado de la calle, otras formas estilizadas recuerdan la caricatura de Georges Méliés: entre ellos, una cinta gris donde la gente corre sin mirar nada y un par de carteles prohibiendo estacionar.

Pero, los monstruos están perfectamente planteados uno en frente de otro, se miran desde cada orilla del rió de asfalto inmóvil; un graffitero ya ha escalado el símbolo moderno de la cultura para afirmar su presencia por debajo de su símbolo:

la vida y la impertinencia están en la calle.

















Commentaires

Articles les plus consultés